Del agua al vapor: Historia y evolución de los humidificadores industriales para los ambientes laborales más productivos

NoticiasTips y Noticias
675 Vistas

Compartir Artículo:

Historia y evolución de los humidificadores industriales para los ambientes laborales más productivos

La historia de la humidificación industrial es bastante rica, por el contexto que aporta a la climatización empresarial. Prácticamente llegó como una de las mejores soluciones para la reducción de costos, además de los beneficios de confort térmico y para los mismos procesos.

Su historia se remonta a principios del siglo XX, tiempos en las que surgió la imperiosa necesidad de tener mejor control y regulación de la humedad en entornos de trabajo industrializados, sobre todo en la manufactura o fabricación de productos y manejo de materiales. Desde ese entonces, las condiciones ambientales de trabajo, ya eran preocupantes, no solamente para las personas en general, sino también por problemas en calidad de producto final, cuestiones de estática, disminución de peso en ciertos materiales, entre otras cosas.

En las fases iniciales o en la antesala de los humidificadores industriales, los métodos para humidificar se basaban principalmente en métodos rudimentarios, como uso de recipientes de agua en las cercanías de maquinarias, o incluso con uso de sistemas de riego, pero con el tiempo, al menos en un contexto industrializado, en producción o manufactura, dichos métodos son realmente ineficientes, por la constante supervisión y mantenimiento, además de que no eran efectivos hasta cierto punto.

De la niebla fina al vapor de precisión: Una mirada a la evolución de la humidificación industria

Conforme se fue avanzando en la tecnología, se fueron desarrollando humidificantes industriales con más sofisticación en su funcionamiento y su rendimiento, pero no fue hasta mediados del siglo XX, cuando se empezaban a introducir los primeros modelos que se basaban en evaporación directa, obviamente, a través de la evaporación para humidificar el aire en zonas industriales. Generalmente para esta clase de sistemas, se empleaban conductos distribuidores de agua, y a través de métodos o componentes, es como se generaba el vapor, como en el uso de boquillas, discos giratorios e incluso, paneles de evaporación.

Desde ese entonces, fue el parteaguas para el desarrollo de tecnologías mucho más avanzadas y ultrasónicas, que lograran controlar automáticamente la humedad en el entorno industrial, mediante monitoreos en tiempo real y el ajuste puntual de los niveles de humidificación. Subsecuentemente, el humidificador industrial se fue implementando poco a poco en otros sectores impensables, como en la industria farmacéutica, textil, alimentaria, y en sectores más nuevos que iban emergiendo con mucha fuerza, como la industria electrónica y en la misma imprenta.

La constante evolución de los humidificadores industriales

La verdadera significancia de la humidificación industrial, se vio a partir del uso de calderas o generadores de vapor para la producción del rocío necesario. Pero el avance tenía que seguir, sobre todo en la practicidad y versatilidad de sistemas. Eventualmente vendría el humidificador industrial adiabático, que, mediante el uso de bombas de presión, se producen nieblas finas que, al mezclarse con el aire circundante, el aumento de humedad es casi orgánico, y actualmente existen sistemas que incluso se alimentan del mismo ambiente, para la humidificación, como un sistema cíclico de humedad autosuficiente. En ese sentido, los sistemas de humidificación industriales adiabáticos suelen ser los más eficientes en el uso de agua y energía, siendo una opción sensata desde el punto de vista económico y medioambiental.

Purificación ambiental con humidificadores industriales

Pero por si no fuera poco, a sistemas adiabáticos, ultrasónicos y de nebulización de alta presión, se le añade un plus súper importante en el contexto actual: integración para desinfección y purificación. Específicamente en el agua que se emplea para la vaporización ambiental, la cual debe estar libre de todo tipo de minerales y microorganismos en cualquier sistema de climatización del hoy y del futuro.

Por ello, la luz ultravioleta es una opción para todo tipo de sistemas humidificantes, o en su defecto, la filtración para garantizar la pureza del agua que se dispersará en un entorno de trabajo cualquiera.

El control de la humedad es esencial en todo ambiente industrializado, sobre todo para producir los mejores entornos laborales de trabajadores. Asimismo, es fundamental para mejorar la calidad del producto, desde que es materia prima, pasando por su proceso de transformación, hasta su almacenamiento. Todo con buena eficiencia energética para el ahorro en costos.

Tags: Climatización en la industria, Control de humedad, Historia, Humidificación adiabática, Humidificador industrial, Humidificadores industriales, Nebulización industrial

Artículos Relacionados