Pautas esenciales para el buen mantenimiento de un sistema humidificador industrial – 1ra. Parte

Noticias
584 Vistas

Compartir Artículo:

Pautas esenciales para el buen mantenimiento de un sistema humidificador industrial

Generalmente, un sistema de humidificación industrial o incluso doméstico, que sea de calidad, con buenas piezas durables, con operatividad eficiente y diseñada con altos estándares de calidad, y que además se les den los mantenimientos adecuados, no precisarán de arreglos muy significativos a lo largo de su vida útil. Sin embargo al tratarse de un sistema de HVAC, como aire acondicionado, calefacción o los mismos desecantes, el rendimiento de estos equipos podría estar en riesgo, tomando en cuenta que los flujos de aire, así como las distintas fluctuaciones de temperatura, siempre incidirán en esta clase de mecanismos.

Existen programas o pautas específicas para el óptimo cuidado de estos equipos a un nivel industrial o doméstico, según sea el caso. Como sea, se recomienda seguir los siguientes puntos:

Seguir a pie de letra los requisitos de mantenimiento dados por el fabricante del sistema humidificador industrial

mantenimiento de un humidificador
mantenimiento de un humidificador

Aunque se tenga conocimiento vasto en el tema de la refrigeración industrial y doméstica, así como de los distintos mecanismos de humidificación, es trascendental seguir los puntos que el fabricante proporciona, puesto que algunos sistemas pueden diferir significativamente, es decir, no es lo mismo un dispositivo de humidificación tipo ducto que uno ultrasónico o de electrodos; no es lo mismo uno de evaporación en frío que uno en caliente, o uno portátil que uno alimentado desde la fuente principal de todo un sistema de climatización industrial.

En ese sentido, se requieren inspecciones regulares, dependiendo del tipo de humidificante industrial, porque algunos funcionan con cámaras de ebullición lavables, mientras que otros se pueden desechar. Asimismo, es importante considerar el tipo de agua que está utilizando, es decir, si esta es dura, blanda de forma natural, ablandada o incluso desmineralizada.

De manera general, un sistema de humidificación industrial, tiene que inspeccionarse después de los primeros 3 meses de servicio, para poder proyectar de manera adecuada sus mantenimientos futuros.

Checar que el diseño del humidificador industrial coincida con los parámetros operativos de la empresa

humidificador industrial
humidificador industrial

No hay nada peor que adquirir un sistema que no empate con las necesidades y requerimientos del personal que se encuentra en un determinado edificio. Es por ello, que la operación de estos mecanismos de humectación, deben estar dentro de los parámetros del diseño del lugar, para que este trabaje sin problemas. No es lo mismo operar a un nivel de 35% de humedad relativa, que a un 55%; esto podría llevar a problemas de absorción y una eventual saturación en los conductos.

Comprensión de cada tipo de agua y su incidencia en el humidificador industrial

Revisar anticipadamente los suministros de agua que estarán alimentando a los humidificadores industriales, es fundamental, porque esta condición es lo que mayormente determina qué tanto mantenimiento o reparación será necesaria para un sistema de humidificación industrial a lo largo de su vida útil.

Por ejemplo, el agua procesada o ablandada, siempre serán muy buenas opciones para los componentes de estos dispositivos, incrementando su productividad y hasta su eficiencia energética.

sistema humidificador industrial
sistema humidificador industrial

Por otro lado, el agua que no es tratada y es usada directamente en el sistema de humidificación, es contraproducente, porque esta generalmente contendrá hierro, calcio, magnesio entre otros minerales que obstruyen de forma importante las boquillas de atomización, cámaras de ebullición, almohadillas y en general, cualquier medio húmedo del sistema.

Los mecanismos que usan humectación adiabática, podrían resultar peligrosos en el uso de agua no tratada, porque serían capaces de dispersar polvo blanco, derivados de los minerales antes mencionados, siendo un riesgo laboral para trabajadores, además con la posibilidad de contaminar procesos industriales importantes y hasta dañar el mobiliario y equipo del lugar.

Lo que más se recomienda, es emplear agua desmineralizada, desionizada o con filtración por ósmosis inversa, ya que normalmente garantizan una operatividad adecuada en estos sistemas, sin la necesidad de recurrir a tantos mantenimientos; solo se debe estar al tanto del reemplazo de los lechos desionizantes, para evitar la acumulación e ingreso de cloruros en conductos y otros componentes, que además son capaces de corroer el acero inoxidable. En caso de usar agua tratada, también hay que asegurarse de hacer chequeos periódicos de la calidad del agua.

Tags: , , , ,

Artículos Relacionados

Menú