La nebulización ULV para tratar plagas comunes en la industria alimentaria

Noticias
93 Vistas

Compartir Artículo:

Las plagas están entre los principales problemas para las empresas de la industria alimentaria, ya que no solo contaminan los productos, sino que impiden el cumplimiento de las normas de inocuidad aplicables e implican grandes pérdidas de dinero y productos por retiradas. Afortunadamente, hay un método que permite erradicar la mayoría de ellas con ayuda de nebulizadores industriales: la nebulización ULV o de ultra bajo volumen.

Principales plagas en la industria alimentaria

Las plagas no son solo desagradables, sino un problema de salud para el personal y consumidores y, al invadir una instalación de la industria alimentaria, causan muchos daños. Son causantes de muchas enfermedades y algunas de ellas son mortales. Las empresas que pertenecen al sector tienen la obligación de mantener en excelentes condiciones higiénicas sus instalaciones y garantizar la seguridad del consumidor mediante controles de plagas periódicos y conforme a la Norma Oficial Mexicana NOM-251-SSA1-2009.

No son solo un problema para la salud de los consumidores, sino que ocasionan varios problemas que pueden evitarse con ayuda de nebulizadores, que igual se usan para aplicar desinfectantes para erradicar microorganismos en superficies y objetos:

  • Causan la pudrición de los alimentos al contaminarlos alimentos y dejar sus desperdicios.
  • La imagen de las empresas alimentarias tiene que ser límpida y la presencia de las plagas la ensucia completamente, lo que causa desconfianza por parte de los clientes y disminuye las ventas.
  • La presencia de ciertas plagas en los componentes de las maquinarias puede dañarlas. Por ejemplo, hay insectos que sienten atracción por cableados eléctricos y mueren por contacto. A acumularse los cadáveres, aumentan los riesgos de cortocircuitos.
  • La presencia de plagas implica un incumplimiento de las normas sanitarias, por lo que las empresas afectadas son propensas a ser cerradas temporal o permanentemente.

La nebulización ULV es la solución

Para tratar insectos, roedores y otros animales que causan infestaciones, varias empresas suelen contratar el servicio de empresas de control de plagas. Es una excelente opción, no obstante, su precio suele ser alto y se requieren fumigaciones periódicas, lo que no es conveniente a largo plazo. Algunas empresas prefieren hacer el trabajo por cuenta propia y adquieren varios productos para tratar cada plaga. Conlleva ahorros de dinero, pero los resultados no son satisfactorios y es probable que las plagas aparezcan nuevamente.

Afortunadamente, tienen la opción de utilizar tecnologías sofisticadas para realizar el trabajo por cuenta propia y con 100% de efectividad. Una de ella son los nebulizadores industriales que permiten la aplicación de plaguicidas por ultra bajo volumen. A esto se le conoce como nebulización ULV. Es una técnica cada vez más usada y puede usarse para aplicaciones fungicidas, viricidas y bactericidas.

Los nebulizadores industriales utilizados suelen llamarse nebulizadores en frío para diferenciarlos de los termonebulizadores que requieren de calor para que el producto plaguicida sea evaporado y aplicado. En vez de calor, usan altas presiones para liberar el producto en forma de una nube de partículas de entre cinco y diez micras. Los nebulizadores funcionan ya sea con conexión directa a la corriente o con baterías. Las últimas son la mejor opción para garantizar la portabilidad. En el caso de los nebulizadores más potentes, son alimentados con diésel o gasolina.

La tecnología de ULV que funciona con motores eléctricos es recomendada por la misma Organización Mundial de la Salud para utilizarla en interiores, ya que no genera emisiones peligrosas para los productos y el personal. Se trata de la mejor opción para plantas de procesamiento y almacenes de la industria alimentaria.

A lo anterior se suma su capacidad de cubrir grandes espacios con una baja cantidad de plaguicida, por lo que no solo se usan en granjas, almacenes u otras instalaciones alimentarias, sino para la sanitización y desinfección de hospitales y áreas de enfermería, en invernaderos, cuartos limpios, entre otros espacios que requieran altos niveles de higiene.

Comúnmente, el tiempo requerido para ver los efectos de los nebulizadores ULV oscila entre cinco y diez, lo que varía según las dimensiones del espacio a tratar. La mayoría de equipos permiten regular el tamaño de las gotas con ayuda de una válvula. Al usarse una potencia mayor, se generarán partículas más grandes.

Los equipos para nebulización ULV tienen una dispersión óptima en comparación con los insecticidas o equipos de aplicación con mochila, debido a que penetran fácilmente en las áreas, sin importar sus formas o dimensiones y, aproximadamente, permanecen hasta diez minutos tras aplicarse. La nube creada entra sin problemas en zonas de difícil acceso, que es donde suelen habitar muchas plagas comunes en la industria alimentaria, por ejemplo, cucarachas, hormigas, moscas, entre otras que son causantes de enfermedades, como Escherichia coli, Salmonella, Staphylococcus aureus.

Si necesitan un equipo diseñado para aplicar la nebulización ULV, recomendamos ampliamente el modelo XE-CRSM-1000 de la marca AQUAFOG que ponemos a su alcance. Posee un tanque de 18 galones y un diseño simple para operación no tripulada. Integra temporizador y su cobertura llega hasta 30,000 pies cuadrados. Si desean más detalles acerca de este producto u otros, como los deshumidificadores industriales, marquen al 800 9 H2O TEK (800 9426 835) o llenen con sus datos nuestro formulario.

Tags: ,

Artículos Relacionados

Menú