Microplásticos combinados con polución en atmósfera terrestre y purificación ambiental con nebulizadores industriales para aire puro

Noticias
245 Vistas

Compartir Artículo:

No es un descubrimiento afirmar que el plástico es un catalizador esencial del cambio climático, no solo por la basura que se genera en mares u océanos, sino también porque se ha hallado una dualidad peligrosa, porque se ha visto que los productos hechos con ese componente, emiten muy poderosos gases a la atmósfera, que se acumulan a las ya de por sí toxinas que se encuentran en el aire, derivados de los procesos industriales.

Esto obviamente repercute de manera global y local. Lamentablemente, las familias ya no pueden sentirse seguras en su propia casa, con el aire que se respira, por lo que es normal que se recurran a sistemas purificadores, como humidificadores y los mismos nebulizadores industriales, para la desinfección de hogares, lugares públicos y áreas laborales.

Por ejemplo, existen los microplásticos, que son prácticamente pequeñísimas partículas plásticas, que al exponerse continuamente a la luz del sol, estas de manera progresiva seguirán emitiendo gases de efecto invernadero, resultando su ciclo de vida, uno de los más dañinos para la ecología planetaria.

Los gases más producidos de la descomposición del plástico, son el etileno y el metano, cuyas tasas de emisiones se van incrementando con el tiempo. Fundamentalmente, las emisiones suceden en dos escenarios, cuando los restos están en el agua o aire y son incididos por la radiación solar, pero la peor de todas, es cuando el plástico se halla en el aire, porque las emisiones son más abundantes.

A lo largo del tiempo, la ciencia y sus investigadores, han tratado con otros compuestos, como el policarbonato, polipropileno, polietileno, entre otros, pero lo que han descubierto, es que las bolsas hechas con estos materiales, son todavía más dañinas.

Todas estas partículas emitidas, más la aglomeración de carbono en las ciudades más contaminadas, dan como resultado la peor contaminación que se haya percibido a lo largo de la historia humana, no solo en la acumulación con base en toneladas de plástico, sino todo los emisores pululantes que afectan cada vez más a las zonas urbanas y que incluso, están llegando a áreas rurales, con nubes condensadas de contaminación, arrastradas por las corriente naturales del planeta.

Esto también se percibe en el hogar o en la oficina. Cuántas veces nos ha pasado, que abrimos las ventanas para que circule el aire “puro” del exterior, pero notamos olores extraños, como una percepción de cierta acidez en el ambiente, pues la verdad es que no es nuestra imaginación, ni alguna clase de locura; básicamente estamos respirando la acumulación de contaminantes en la ciudad, los remanentes, en la que árboles y demás áreas verdes no han podido capturar, por la absurda cantidad de polución en la atmósfera.

No por nada, se tienen que redoblar esfuerzos en el uso de nebulizadores industriales y demás sistemas de purificación, para refrescar determinadas áreas, que se ven estresadas por el calor y la acumulación pululante. Asimismo, es fundamental que en nuestras propias casas, se cuenten con mecanismos avanzados para la purificación ambiental, como humidificadores o ionizadores, y no depender únicamente de un aire acondicionado regular.

El clima y las corrientes oceánicas, siendo fenómenos enormes, repercuten de manera importante en el sistema planetario, otorgando ese balance que necesita la Tierra, para seguir funcionando normalmente. El problema, es que en dichas corrientes oceánicas, se infiltran en tales corrientes y el aire que se respira, cuyos microplásticos incidirán de forma invariable en la salud ecológica global.

Obviamente el ser humano también lo resiente, incluso si todavía la gran mayoría no se da cuenta de eso. ¿Es tan raro que en la actualidad, gente muy joven precise de nebulización asistida, con mascarillas para respirar y más en grandes ciudades contaminadas?

 

Tags: , ,

Artículos Relacionados

Menú