¿Cuándo usar la humidificación directa y por conductos?

Noticias
353 Vistas

Compartir Artículo:

Preparado de sanitizante con humidificadores industriales

El control de la temperatura y humedad es indispensable en entornos comerciales, por ejemplo, museos, hoteles, oficinas, entre otros. De esta manera, se garantiza un espacio confortable y seguro, que evita la propagación de bacterias o daños por alta humedad relativa en ciertos bienes y productos, por ejemplo, las obras de arte. Garantizar el equilibrio es responsabilidad de los dueños de empresas, por lo que deben respaldarse en tecnologías diseñadas para incidir en ambos factores, por ejemplo, el humidificador industrial.

Hay algo peculiar en entornos comerciales e industriales: los humanos son más afectados por las variaciones de la temperatura que de la humedad, en cambio, ciertos materiales, conocidos como higroscópicos, no son tan sensibles a las variaciones de temperatura, pero sí a la humedad. Esta última debe estar dentro de un rango específico para preservar las propiedades de los materiales higroscópicos, lo que es posible con un humidificador, ideal para naves industriales, talleres de pintura automotriz, entre otros entornos.

En varias industrias, como la del tabaco, textil, procesadoras de plástico, imprentas, entre otras, la calidad de los productos y la capacidad de producción son afectadas por la humedad relativa y la formación potencial de descargas electrostáticas. Los materiales higroscópicos tienen la tendencia de desprender o absorber humedad para lograr el equilibrio con el aire del ambiente, por lo que, incluso una ligera variación en la humedad relativa conlleva pérdidas notables de producción y dificultades en la línea productiva.

Los sistemas HVAC son importantes para controlar la humedad y solucionar el problema anterior. Están conformados por varios subsistemas, entre los que destaca el control de humidificación. Este último puede gestionarse de dos formas con un humidificador industrial:

  • Humidificación directa.
  • Humidificación por conductos.

¿En qué se diferencian la humidificación directa y por conductos?

Si desean conocer la diferencia entre ambas formas, es necesario conocer las principales fases en el diseño de los sistemas HVAC:

  • Inicio del proyecto.
  • Definición de la planificación y requerimientos.
  • Ejecución del proyecto.
  • Monitoreo
  • Cierre

La humidificación por ducto es la opción más fácil de gestionar si se conocen por adelantados los problemas causados por baja humedad relativa. Durante la segunda etapa, es decir, la definición de la planificación y requerimientos puede dimensionarse de forma adecuada. Los conductos deben tener ciertas características en la etapa de diseño para implementar un humidificador industrial, cuando aún puede adaptarse la configuración de la unidad de tratamiento de aire (UTA). Este método es de fácil gestión y mantenimiento, a diferencia de la humidificación directa.

Los problemas ocurrirán en la cuarta fase si la humedad relativa es subestimada en la etapa de diseño de la UTA. Por tal motivo, se necesitará una solución de adaptación. En esta situación, se recomienda un sistema de humidificación directa en la sala para disminuir la inversión inicial y evitar modificaciones importantes en el sistema HVAC, que, además, quizá no sea conveniente para conductos convencionales.

Las soluciones para humidificar en sala integran un sistema que suministra vapor (sistema isotérmico) o gotas finas de agua (sistema adibático), que pueden incluir atomizadores para incorporarse de forma directa a los humidificadores, que garantizan el confort en comercios e industrias. En cualquier caso, el diseño debe considerar que haya suficiente espacio cerca del sistema de distribución para inhibir la condensación.

La fase de diseño es indispensable para evaluar correctamente la carga de humidificación, la adquisición del humidificador y la posición del sistema de distribución en las zonas donde más se necesita. La solución que se elija consistirá siempre en una adecuación entre el retorno de la inversión, el rendimiento térmico y las condiciones del entorno. También tiene que atenderse la aplicación específica, el estado y presencia de las personas en la zona con aire acondicionado, la altura disponible y al mismo sistema de acondicionamiento.

Ahora bien, los humidificadores isotérmicos poseen un alto consumo energético, aunque se pueden instalar en áreas con poca altura, debido a que el vapor producido se absorbe fácilmente por el aire circundante. Además, no es necesario usar sistemas adicionales para garantizar la higiene.

Por otra parte, los humidificadores adiabáticos, como el humidificador ultrasónico, necesitan más espacio para asegurar una evaporación completa de las gotas de agua.  No obstante, consumen menos energía y pueden enfriar las cargas térmicas internas de forma parcial: un litro de agua fría se evapora con una capacidad de 690 W, lo que brinda ahorros en el sistema de acondicionamiento.

En las aplicaciones industriales, donde son cada vez más exigentes los requisitos de tiempo de comercialización, disminución de costos, ahorro energético y calidad del producto final, el control de humedad es vital para asegurar la continuidad de la empresa. En aquellas instalaciones antiguas sometidas a renovaciones y mejoras, la humidificación tiene un papel crucial. Por otro lado, en aplicaciones industriales, humidificar en sala es conveniente para garantizar la comodidad de una inversión limitada.

Si desean un humidificador para ducto, contáctennos. Recomendamos el equipo para ducto tipo tambor 90-SH1 de la marca Skuttle, que no solo es ideal para ductos de sistemas de acondicionamiento, también ductos de ventilación, de calefacción y sistemas de aire forzado. Soliciten más información al 800 9 H2O TEK (800 9426 835).

Tags: , , , ,

Artículos Relacionados

Menú