Humidificador industrial de baja y alta presión auxiliar en climatización de grandes áreas comerciales

Noticias
114 Vistas

Compartir Artículo:

Cuando se tratan de grandes almacenes, naves o edificaciones muy grandes, que además cuentan con múltiples habitaciones, resulta algo complicado poder climatizarlas adecuadamente, sobre todo si solo se depende de un aire acondicionado centralizado o algunos ventiladores y extractores. La realidad, es que, para robustas instalaciones, se requieren distintos tipos de climatización. Algunas zonas precisarán de humidificación, otras de desecación, y así, dependiendo de la naturaleza de trabajo de cada una de ellas.

En ese sentido, es normal que la inclusión de humidificadores industriales se anexe al mix de climatización industrial en grandes instalaciones, solo hay que ver con los especialistas, la manera de incluirlos, o incluso conocer si es suficiente con la portabilidad de algunos de estos productos.

Una instalación que solo usa el aire acondicionado y ventiladores para “acondicionar”, es muy probable que solo se genere una incomodidad térmica importante en la zona a aclimatar. Derivado de estas acciones, es normal que aparezcan enfermedades ocupacionales que pongan en riesgo la salud de trabajadores, y desde un punto de vista económico, resultaría en importantes pérdidas económicas.

Los humidificadores industriales son esos sistemas ya muy necesarios en la actualidad, considerando las enfermedades respiratorias desencadenadas por una sequedad y aire viciado.

Expertos en climatización recomiendan sistemas de humidificación por tecnología. Estos ayudan a mejorar el ambiente, propiciando un oxígeno mucho más respirable que aquellas áreas con aire acondicionado convencional. Lo ideal es buscar la manera de evitar mayormente posible, esas infecciones respiratorias que se ciernen a nuestro alrededor.

El funcionamiento esencial de un mecanismo para humidificar, tiene que contar con transductores ultrasónicos; mediante vibraciones, van generando las gotículas en micras. Por ello, el vaivén de las oscilaciones positivas y negativas, hará que el sistema disperse la neblina ultrafina, para el beneficio de toda un área.

El humidificador industrial debe poseer una eficiencia energética al momento de interactuar con el ambiente donde se disponga, cuidando de que las microgotículas no afecten los materiales de los procesos industriales y de almacenamiento.

Generalmente los sistemas isotérmicos convencionales, pueden otorgar una eficiencia de hasta el 60 o 70%, y eso si se mantienen todos los días. Por otro lado, existen mecanismos de humidificación ultrasónica, que son capaces de proporcionar hasta 90% de eficiencia energética. Esto pasa por la precisión en la entrega de neblina requerida, siendo los motores o compresores, tan excepcionales, que la humidificación es inmediata.

En áreas grandes de una nave industrial o complejo industrial, el intercambio de aire a veces lleva mucho tiempo. Esto pasa porque el aire acondicionado central no funciona como debería, y la ventilación natural es insuficiente. Obviamente, esto es determinado por muchos factores, como la cantidad de personas en un recinto, y las necesidades de acuerdo a cada actividad en dichas zonas. Es por ello, que los humidificadores industriales, incluso los que son portátiles, se convierten inmediatamente en auxiliares competentes en casos de mucha sequedad, en lo que se planea y ejecuta un sistema de humidificación centralizado.

La elección de un sistema u otro, dependerá en gran medida de la necesidad de humidificación. Por ejemplo, existen mecanismos de alta presión, destinados a gastar un poco más de electricidad, pero ideales para abastecer cuartos muy grandes. Por otro lado, están los de baja presión, comúnmente representados por dispositivos pequeños, pero de alto rendimiento; la ventaja es que no emplean mucha electricidad, y son capaces de humidificar perfectamente y de forma balanceada, sobre todo en áreas con materiales higroscópicos.

Lo mejor es acudir con especialistas, para ver las opciones en cuanto a controles manuales y automáticos, dependiendo de las actividades comerciales e industriales. Por ningún motivo, se recomienda la compra de aparatos baratos, ya que resultaría más caro en el proceso para toda la empresa.

 

Tags: , ,

Artículos Relacionados

Menú