Nebulizadores industriales para recreación de niebla y rocío en el óptimo crecimiento de cultivos agrícolas

Noticias
228 Vistas

Compartir Artículo:

Hemos hablado de la importancia de los cañones nebulizadores para cualquier tipo de industria, sobre todo en los procesos de purificación del aire, en favor de la fuerza laboral, su confort térmico y salud en general. Pero esos mecanismos, habrá que trasladarlos al mismo rubro de la agricultura, donde se precisa de constante rocío para los cultivos en ciertas fases de su crecimiento. Esto podría ser la diferencia entre buenas ganancias durante las cosechas, o pérdida parcial de frutos y legumbres.

Al menos los expertos en el campo, aseguran que la niebla y el rocío aportan regadíos más eficientes, en todos aspectos. De hecho, un desafío a los que más se enfrentan los agricultores, es en la medición de la humedad desprendida del mismo ambiente, para converger con la transpiración de los cultivos, un concepto que se llama evapotranspiración. Estas mediciones hechas correctamente, ayudan a prever los procesos del riego en los campos, y precisamente la nebulización podría ser clave en ese aspecto.

Los factores incidentes pueden ser varios, unos provenientes de la naturaleza misma, como la neblina y el rocío de la mañana, la lluvia fina también entra ahí, pero también acudiendo a métodos mecanizados, para asegurar un envolvimiento constante, con ayuda de humidificadores o nebulizadores industriales.

Existen modelos en boga, y algunos están apenas desarrollándose, para ayudar a los técnicos agrarios a los ajustes necesarios en la optimización de costos en cuestiones de riego, sin que esto llegue a perjudicar a largo plazo a los cultivos y las cosechas.

En algunas regiones, el problema de la sequedad afecta al agricultor. En ese sentido, la clave está en recrear ambientes con alta saturación atmosférica, en etapas específicas de los campos. Esto es muy relevante, porque en zonas áridas, implica un costo extra en los procesos de riego, por tan solo el hecho de no contar con neblina natural, o precipitaciones suaves durante el día. Obviamente esto en áreas con rocío natural, las plantas no llegan a transpirar tanto.

En los trabajos agrícolas, cuando se explotan la mayor parte de los campos, el calendario viene fijado comúnmente, cuando se presente el fenómeno de la evapotranspiración. Sin embargo, en muchas partes todavía no se tiene en cuenta la saturación atmosférica, en un determinado periodo de tiempo. En ese sentido, se deben fijar nuevos ajustes para tratar de empatar los procesos con dichos fenómenos, permitiendo así, un equilibrio del agua en el suelo agricultor.

Por ello, para cualquier eventualidad, es recomendable tener a la mano mecanismos que ayuden a la recreación de dichos ambientes. Un ejemplo claro es el cañón nebulizador industrial, un instrumento óptimo para los agronegocios en general.

Los planes de sostenibilidad energética y de recolección de agua, son los proyectos del futuro, considerando las cada vez más crecientes sequías en regiones, afectando a personas y obviamente a los campos de cultivo. Algunos de estos planes ambiciosos, cuentan con detalles técnicos para la captación de neblina natural, para posteriormente transformarla en suministro de agua para la agricultura y otros fines fundamentales.

Es natural que esto ayude a esas áreas áridas, que constantemente ponen en riesgo el desarrollo agropecuario. Estos proyectos son tan relevantes para afianzar las actividades agrícolas, auxiliando en la producción de frutos y legumbres, a pesar de las condiciones. Esto es algo sistemático, que necesariamente implica el uso de aparatos para disponer las condiciones climáticas envolventes entorno a un campo de cultivo, como lo puede ser un humidificador o nebulizador industrial.

Solo se aconseja acudir a los expertos en recreación de neblinas y rocío para un ambiente determinado, ya que no solo se obtendrá el beneficio agropecuario, sino también en la purificación ambiental, necesario para el buen rendimiento de trabajadores.

Tags:

Artículos Relacionados

Menú